kurotashio - un mortal como todos: El super salvador nacional

21 de diciembre de 2009

El super salvador nacional

Es complejo hablar de un súper héroe cuando vemos una sociedad donde prácticamente los sentimientos y emociones más básicos se han tornado prácticamente individualistas, claro, no todo debe ser amor y paz al prójimo, pero nisiquiera un mínimo de esa expresión está catapultada en nuestro aura citadino, salvo que seas un funcionario de una cadena de comida rápida y te pagasen más por atender mejor a los clientes, pero aún así, la sociedad en general se ha convertido en un actor pasivo frente a mejorar la interacción entre los entes humanos similares. ¿Será que estamos esperando una relación más extraterrestre para mejorar nuestra humanidad?

Hace unos días, con mi polola asistimos al lanzamiento de las historias de “Capitán Chile”, un personaje sin muchos superpoderes, porteño y wanderino de corazón, que refleja de alguna manera al chileno de hoy, y donde probablemente no solo muestra la picardía de nuestra realidad cotidiana, también da cuenta de la convivencia del ciudadano promedio, sin exorbitar en salvar el mundo ni mucho menos, incluso siendo moroso de DICOM.

Quizás la idea de contar con una especie de súper héroe en nuestros tiempos va de la mano de alguien que nos apañe en cada instante, quizás en aplazar una prueba de la que con suerte has estudiado uno que otro apunte por asistir irregularmente a las clases, o prestar algo de plata para comprarse unos cigarritos, o quién sabe, también para librarse de alguna escoria social imperante… Más que nada algo ligado a un mundo actual, sin tantos superpoderes (aunque no sería malo, eh?), si no más bien un personaje capaz de quitarnos los cachos de encima, un estafeta de tomo y lomo que nos apadrine en cada cagazo que nos mandemos, total, estamos constantemente aprendiendo de los errores, pero ahí estaría ese súper compadre/ita que incluso podría satisfacer nuestros más bajos instintos, pero como intentamos ser correctos, sólo lo llamaríamos para llevar a cabo el plan de salvación de nuestras propias vidas, y quizás al último ayudar a la señora con bastón que cruza la calle en medio de bólidos de futbolistas o buses troncales con operadores estresados.

Y ahora, ¿quién podrá defendernos? En una de esas, hace falta creer un poco más en uno mismo, y probablemente podremos hacer un pequeño aporte al Bicentenario, aunque sea anónimo, aunque no tengamos una cámara de TV al frente... ¡Que los candidatos a presidente nos pillen confesados!

Etiquetas: ,

2 Personas han dejado su marca:

Blogger bellota_b Comenta qué:

Creo que eso de apañar y coludir nuestra indiosincracia este super héroe lo hará a la perfección.Necesitamos alguien igual a nosotros para no sentirnos desfasados.

fili' navida' ;)

miércoles, diciembre 23, 2009 5:19:00 p. m.  
Blogger Cindyta Comenta qué:

Eso pienso, hasta que no actuemos, hasta que no nos decidamos a hacer algo "cualquier cosa", las sociedades seguirán tomando rumbos de "me importa solo yo",

FELIZ AÑO NUEVO

viernes, enero 01, 2010 11:07:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home