kurotashio - un mortal como todos: Ambición desesperada

28 de marzo de 2009

Ambición desesperada

Nadie debe negar que ganar un poco más de plata dentro del día puede generar una sonrisa de extremo a extremo, aunque sin dudas, el cómo se genera la misma es el asunto clave para entender su posible adicción a la manera de recaudarlo. No necesariamente nos remontamos a la delincuencia callejera o las estafas varias, si no a un factor bastante común y masivo en los sectores populares: Las máquinas de azar.

Todos los días es posible ver a varias señoras, niños e incluso abuelitos insertos como lapa sobre estas máquinas, como cual casino de juegos, incentivan a que la inversión en tiempo para intentar generar ingresos de "fácil manera" sea un vicio infernal. Como experiencia personal, no hallo el día en que mi madre no cuente sus peripecias en un almacén cercano a la casa, donde ha perdido cerca de 3 mil pesos en varias jugadas, y ha terminado ganando incluso 20 mil. Aunque ello es tan relativo como las tantas veces que ha llegado incluso a ir más de una vez al día a este local. También es común ver a la dueña de casa de ese boliche intentando ganarle al destino, aunque finalmente los ingresos, gane o pierda, terminan siendo para ella igual.

Lo anterior me recuerda a las tipicas lotas de antaño, las cuales aún siguen siendo tan comunes en el Litoral Central, aunque con la crisis reinante, los premios ya no comienzan con una barra de chocolate o una caja grande de galletas, sólo cosas minimas que no superan los $200, y donde los grandes premios con suerte se dan a la segunda llenada de cartón. Quizás también la muestra clara de poder sortear un futuro más austero con las famosas cajas de mercadería que propinaban era una clara opción de festinar en mejores resultados para próximos juegos, pero claro, algunos finalmente desistian de seguir en la carrera por ganar, simplemente por haberlo perdido todo (al menos en ese instante).

Este viernes, me tenté por un rato con las maquinitas, esperando a ganar algo más que $1.000, y al menos me llevé una buena cantidad de dinero, aunque sin dudas no cambiaría mi "gran estado laboral" por venir a escuchar unas maquinitas botando plata... Mejor me hubiera dedicado al fútbol.

Etiquetas: , , , ,

3 Personas han dejado su marca:

Blogger Daniel Comenta qué:

La verdad es que prefiero ganarme la plata de otra manera, y no tentando a la suerte, donde si ganas, la cantidad no compensa, muchas veces, la cantidad de plata invertida.
Saludos

lunes, marzo 30, 2009 12:07:00 p. m.  
Blogger alexnike90 Comenta qué:

ningun vicio es bueno

la verdad yo no arriesgaria mi poco dinero tirandole a la suerte a ver si ganara algun dia

jueves, abril 02, 2009 7:12:00 p. m.  
Anonymous Anónimo Comenta qué:

El fin nunca puede justificar los medios...Maquiavelo apesta.

En el almacén de la esquina veo, todas las noches, de Lunes a Domingo, a una tipa de unos 35 años (con la cual fuimos amigos cuando llegué a vivir a Maipú pero después nos distanciamos cuando se casó) que, fuma que fuma, juega en esas llamadas de modo eufemísitico, "máquinas de habilidad".

A veces voy a comprar algo y me topo con ella quien, justo, está ganando un premio...pero me pregunto cuánto habrá gastado antes. Es como los Casinos...aunque uno gane un premio gordo, son raros los que terminan con buen saldo a favor.

Es curioso que, en tiempos de crisis, el gasto en juegos de azar no se resiente de igual forma...e incluso aumenta, en ocasiones. En lo personal...no sé, ya no me tiento demasiado. Saludos afectuosos, de corazón.

miércoles, mayo 06, 2009 8:25:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home